Una Semana Santa sostenible en suroriente de Boyacá

Escrito por La Konsentida 100.1 Como Me Gusta on . Posted in Noticias

Más de cinco mil ramos artesanales y diez mil árboles serán entregados como símbolo de la campaña “En esta Semana Santa, reconciliémonos con la naturaleza.

 

CMás de cinco mil ramos artesanales y diez mil árboles serán entregados como símbolo de la campaña “En esta Semana Santa, reconciliémonos con la naturaleza”, una iniciativa que protege a especies vegetales vulnerables, que son utilizadas en las celebraciones eucarísticas de la Semana Mayor. Con la implementación de estas artesanías se conservan las tradiciones culturales y se protegen los recursos naturales.

 

Esta iniciativa liderada por Corpochivor estará acompañada por la Diócesis de Garagoa y la Policía Nacional, quienes pretenden sustituir el uso de Palma de Cera y Endrino, a través de la entrega de más de diez mil árboles y cinco mil ramos ecológicos, confeccionados por artesanas de la región. Los ramos fueron elaborados a mano con fibras de calceta de plátano, como alternativa de producción sostenible en el territorio y emblema principal de reconciliación, que conmemora la entrada triunfal de Jesús de Nazaret a Jerusalén.

 

Por su parte los árboles que serán entregados son especies nativas como Aliso, Chicalá, Guayacan de Manizales, Carbonero, Holly, Tulipán, Bugambil, Champa, Cámbulo, entre otros. Por esa razón, Corpochivor recomienda a la comunidad, tener estas especies en un lugar fresco, bajo sombra en un término de ocho días. Posterior a este proceso, se deben realizar los siguientes pasos:

 

1. Retire cuidadosamente la plántula del empaque.
2. Procure mantener la tierra compacta.
3. Siembre el árbol en un lugar amplio y con suficiente agua.

 

De igual manera, Corpochivor informa a la ciudadanía que en torno a la conmemoración de esta Semana Santa, especialmente en las celebraciones tradicionales del Domingo de Ramos y la Litúrgica del Monte Calvario realizada el Viernes Santo, se prohíbe el uso de las especies de Palma de Cera (Ceroxylon quindiuense) y Endrino (Myrcia popayanensis), utilizadas en la elaboración de ramos, debido a su condición de vulnerabilidad. Por tal razón, se extenderán operativos a lo largo de los 25 municipios pertenecientes a la jurisdicción de Corpochivor, con el fin de protegerlas.

 

Según la Ley 61 de 1985 por la cual se adoptó la Palma de Cera (Ceroxylom quindiuense) como árbol nacional, se determinó en sus artículos 2 y 3 proteger el símbolo patrio con el fin de mantenerlo en su hábitat natural. También resaltan la prohibición y tala de la palma bajo sanción penal aplicable en forma de multa.

 

Por otra parte, la restricción del uso del Endrino o Andrino (Myrcia popayanensis), está amparada bajo la Resolución No. 495 del 02 septiembre de 2015 donde se establece prohibiciones y veda al aprovechamiento forestal en la jurisdicción de Corpochivor. Estas medidas tienen como fin salvaguardar y proteger esta especie forestal que se encuentra en los Andes de Colombia y que ha sido registrada en las cordilleras Oriental y Central, entre 1.000 y 2.600 metros de altura.

 

Esta conducta está tipificada como un delito, acorde con lo dispuesto en el artículo 29 de la ley 1453 de 2011; por lo tanto, quien la ejecute podría verse abocado a un proceso de carácter penal, además del proceso sancionatorio ambiental que adelantaría la autoridad ambiental.

 

En la actualidad el panorama de proliferación de la Palma de Cera es desalentador, principalmente por la tala indiscriminada. Esta especie se desarrolla en bosques altoandinos de los municipios de Garagoa, Chinavita, Chivor, Pachavita, La Capilla, Ramiriquí y Tibaná, entre los dos mil y tres mil metros de altura sobre el nivel del mar. De acuerdo a lo anterior, la Corporación inició una serie de pruebas en sus dos viveros, en los cuales, se reafirmó que el crecimiento de las Palmas de Cera es muy lento y su germinación es muy baja, develando que de cien semillas tan sólo germinan siete, por esa razón, su tala es causal de desaparición.

 

Para el Director de Corpochivor, Fabio Antonio Guerrero Amaya, el uso de estas artesanías promueve la conservación y activa la economía de la región.

 

“Esta iniciativa busca proteger a las especies de flora que se encuentran en situación de amenaza o vulnerabilidad, debido al uso irracional que se les da, específicamente en la celebración de la Semana Santa. Es importante que la comunidad reconozca la importancia de estas especies forestales y la vida que depende de ellas, como la del Periquito Aliamarillo (Pyrrhura calliptera), espécimen que habita en las Palmas de Cera de la región y que se encuentra en condición vulnerable”.